Serenidad

Ser uno mismo,lo demás ya está tomado

— Oscar Wilde.

Buscar despacito un lugar tranquilo, disponer el cuerpo y el alma a la contemplación, acomodarse en una piedra, en el césped, en la arena, en un banco, y lograr que los pensamientos se aquieten, que la respiración se calme, que el cerebro responda a esa bocanada de oxígeno limpio, bueno, reconfortante, y disponerse a la mirada profunda ,primero del afuera, del paisaje, de la serenidad, y luego trasladarla adentro del alma, del espíritu, y con todas esas condiciones dadas disfrutar de uno mismo y amalgamarse con lo visto, lo sentido, lo disfrutado. Ser uno con la naturaleza, con el universo, con el creador

Hoy y desde hace bastante, quiero transitar caminos de armonía, de serenidad, de equilibrio, de amor, elegir todo lo bueno, todo lo amable, todo lo que me haga bien, todo lo que sea disfrute, emoción positiva, optimismo, y así enfrentar las batallas pequeñas o más grandes que me falte atravesar. Tengo la intensión de compartirlo con quiénes quieran elegir lo mismo. Y mi gran Dios es el gran artesano.

PAZ

Este estado tan ansiado por todos, y muchas veces tan esquivo a nosotros.

Paz obtiene el ser cuando tiene : una importante conciencia de que es, quien es, no es la falta absoluta de problemas o conflictos, estos existirán siempre, pero la paz nos permite llevarlos o solucionarlos de una manera mucha mejor que cuando no tenemos, no pedimos, no ejercemos la deseada PAZ .

Dónde obtenemos paz, en venta no está, de la nada no sale, es una elección permanente muy dentro de nuestro cerebro, llámese elección de vida, modo de ser. Pero no solo sucede así nomás, hay que procurarla, quererla, amarla, rechazar su opuesto , la intranquilidad, la guerra, la beligerancia, la violencia.

A los seres que elegimos este camino, ningún tiempo de la historia de la humanidad nos ha sido facil.

Nos es suficiente recorrer la historia de grandes pacifistas, que con ironía y saña fueron muertos por sus convicciones de Paz.

Generalmente se nos tilda de flojos o tontos a los que queremos seguir los pasos de Jesucristo.

Pero la satisfacción que sentimos, el bienestar, la alegria, el sosiego, la tranquilidad, la serenidad, quietud, calma no hay con que agradecería, no tiene precio.

Continuemos en nuestra postura pacifistas, ya hemos visto cuales cuáles son los resultados de la no paz.

Cuánto mal nos ha hecho no elegir la PAZ en nuestras vidas.

Recordemos las siguientes palabras: Mi paz os dejo, mi paz os doy, no es por arte de magia, debemos pedir por paz todos los días a cada momento, el ejercicio cerebral, el covencimiento de nuestras neuronas, la convicción interior

Hay algo más placentero que contemplar todo desde la paz ?Hay que buscarla siempre como a un tesoro.